diumenge, de gener 04, 2009

Millán-Astray contra Unamuno


Sabem (per la Wiquipèdia i pel Claudio Lozano) que Millán-Astray, nerviós, va dirigir-se a Unamuno així: "¡Cataluña y el País Vasco, el País Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación! ¡El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí!". La coneguda resposta d’Unamuno fou: ¡Éste es el templo de la inteligencia! ¡Y yo soy su supremo sacerdote! Vosotros estáis profanando su sagrado recinto. Yo siempre he sido, diga lo que diga el proverbio, un profeta en mi propio país. Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil pediros que penséis en España".

4 comentaris:

danie ha dit...

Las fronteras siempre han sido causa de muertes, y no solo de culpables humanos, sino de otras formas de vida que viven pacíficamente y en armonía. Un ejemplo muy ilustrativo y actual es del Israel y Palestina. De que sirve malgastar tanta energía en redibujar líneas ficticias sobre la superficie de un planeta que estamos destruyendo. A veces pienso en la flora y fauna que trabaja día a día, codo con codo en la perpetuación de los ecosistemas, y por otro lado, en nuestro afán de amasar más y más riquezas mientras destruimos nuestro entorno. Recuerdo un videojuego antiguo, que tuvo mucho éxito entre los universitarios, trataba de conquistar el espacio, colonizabas planetas y algunos de ellos ya tenían habitantes, y ellos mismos también tenían sus organizaciones sociales, la penúltima era la democracia, y la última se llamaba unidad, era la más rentable de todas. Disponemos hoy en día de la tecnología y sabiduría suficiente como para dejar a un lado los intereses económicos, muchas veces escudados tras un telón de rencor histórico, y trabajar juntos por hacer del mundo un lugar más justo para todos.

Albert Esteruelas ha dit...

Tens tota la raó, Danie. El problema, crec, és que quan ens descuidem, nosaltres mateixos contribuim a la injustícia. Un exemple, un blogger-mestre em censura dos comentaris seguits. La raó? Ésser crític amb Maragall, suposo. Es d'esquerres. Suposo que si el blog tingués un PR 9, no l'hauria fet.
M'agrada molt el teu comentari. M'agrada, amés amés, el que dius sobre les fronteres. No hi crec pas, en les fronteres. No gaire. Precisament jo, que els idiomes em costen un ou i si m'hagués d'anar, ni que fos a França, sabent com sé el suficient per a fer vida, seria per a mi una desgràcia. Malgrat tot, no sento el meu país més meu que de l'últim africà que ha vingut.
Jo més utòpic no puc ser, veig que com tu. Calen les utopies i, efectivament, treballar per a fer un món més just per a tothom.
SAlut

Criteri ha dit...

Estic d'acord, ara bé, si hem de dibolir fronteres, fora amb totes. Una Europa sense fronteres, i si pot ser governada pels noruecs, ja posats a demanar -no és conya-. Unamuno, com a heterodox,tenia les seves coses, coses descolocants. Crec que va ser ell qui va dir això referint-se a la república del 31: No es eso, no es eso. Cosa que crec definia el què passava. Albert, tu que estàs posat en el tema pots explicar-nos el context o confirmar-ho?.

Albert Esteruelas ha dit...

No fora mal govbern el noruec! Em sona. No vull decebre, però no ho sé tot. Ho preguntaré.
Són les tantes, arribo de casa d'un amic i espero que dormin els nens per a deixer els regals.